Cirugía Oral

cirugiaoral

La cirugía oral se podría considerar una especialidad dentro de la odontología que se dedica al diagnóstico y tratamiento de enfermedades, traumatismos, reposición de piezas ausentes, extracciones y tratamientos sobre maxilares y tejidos blandos que requieren una actuación quirúrgica. Es imprescindible una buena preparación, entrenamiento quirúrgico y sobre todo un gran respeto por los tejidos sobre los que trabajamos.

Además desde hace diez años venimos aplicando la Técnica de la Piezocirugía a nuestros tratamientos quirúrgicos. Es una excelente técnica que optimiza tanto el tratamiento quirúrgico como el postoperatorio del paciente. La experiencia acumulada ha hecho que formemos a otros profesionales en esta técnica a través de impartir cursos teórico-prácticos. Esta técnica se aplica a las extracciones, implantes, injertos… y en general a toda la cirugía ósea.

Gracias a la simplificación de los procedimientos quirúrgicos nuestras intervenciones son más breves y sencillas, realizadas con anestesia local y con una recuperación con mínimas molestias.

Cordales incluidos.

Es decir, muelas de juicio que no han ocupado su sitio en los maxilares por falta de espacio o por posiciones anómalas. La falta de erupción de esos molares o su erupción incompleta pueden ocasionar daños de los dientes adyacentes, infecciones crónicas, quistes y en raras ocasiones tumoraciones.

Caninos incluidos y en general piezas dentarias que no hayan erupcionado.

Y tengan una justificación para su exodoncia al igual que ocurre con los cordales incluidos. Otras veces el ortodoncista necesita que abramos una «ventana» en el maxilar para colocar pequeños dispositivos en los dientes incluidos, como ocurre con alguna frecuencia con los caninos, para que el pueda recolocarlos en una posición normal en la arcada.

Extracciones dentarias complejas

Ya sea por enfermedades sistémicas importantes del paciente como coagulopatías, tratamientos previos de radioterapia que presentan gran deterioro de las piezas dentarias o en general piezas muy destruidas que precisan de una técnica de cirugía oral para resolver el problema.

Quistes y Apicectomías.

Los quistes van destruyendo el hueso y formando cavidades en el interior de los maxilares. Y por supuesto, puden infectarse. Su origen es variado. Pueden ser consecuencia de la presencia de dientes en mal estado, restos embrionarios o por dientes retenidos. Por ello es necesario extirparlos. Cuando el quiste está en relación con el extremo del diente y éste se puede conservar extirpamos el quiste y solo el extremo de la raíz del diente. Esto es lo que denominamos apicectomía.

Cirugía Preprotésica.

Cuando queremos recuperar las piezas perdidas mediante prótesis removibles y existen interferencias óseas, alteraciones mucosas o ausencias de vestíbulo intraoral, se requiere una pequeña cirugía para adecuar los maxilares a la rehabilitación. Es muy agradecido el postoperatorio con una recuperación rápida y sin molestias.

Injertos óseos y regeneraciones óseas.

Solos o combinados con biomateriales como complemento en tratamientos previos a la implantología.
Los injertos óseos constituyen una de las técnicas más frecuentes para aumentar el hueso maxilo-mandibular previo a la colocación de implantes.
Son múltiples las causas por las que tenemos que recurrir a ellos: atrofias, traumatismos, alteraciones en el desarrollo…

La obtención de un fragmento de hueso del paciente del mismo entorno intraoral da menos morbilidad y al ser embriológicamente semejante son más predecibles. Aún siendo altas las tasas de éxito siempre se tendrá en cuenta que una exposición del fragmento óseo en el medio oral hará que se colonice de bacterias y que nos arriesguemos a una pérdida.


 

Odontología General |  Odontología Estética |  Odontología Digital | Implantes Dentales | 

Cirugía guiada por ordenador |  Cirugía Oral |  Regeneración Ósea | Periodoncia