Guardar los dientes de leche: una apuesta de futuro

Los dentistas consideran que guardar los dientes de leche de los niños puede ser «una apuesta de futuro»

Estudios científicos aseguran que las células madre dentales podrían salvar su vida en el futuro.

dientesleche

El Centro Nacional para la Biotecnología de los Estados Unidos ha publicado un estudio que revela que los dientes de leche contienen células madre que han estado menos expuestas a daños medioambientales y que por tanto, son más valiosas para ayudar a regenerar nuevas células en otras partes del cuerpo.

El presidente de Consejo General de Dentistas de España, el doctor Óscar Castro Reino, confirma que «se ha comprobado que la cavidad pulpar de los dientes contiene vasos sanguíneos, nervios y también células madre que son plenipotenciarias, es decir, que pueden tomar la deriva necesaria para regenerar tejidos dañados».

Las células madre, conservadas también gracias a la preservación del cordón umbilical de un recién nacido, «conforman tejidos que ayudan a cualquier terapia regenerativa contra enfermedades como la diabetes, el cáncer o un infarto de miocardio». Por esta razón, representan un «reservorio a largo plazo» gracias a su capacidad regenerativa de cualquier tejido.

De momento, todas las investigaciones con células madre «van en la misma línea y apuntan a que posibilitarán terapias eficaces, aunque todavía no sabemos si verdaderamente será eficaz», apunta el odontólogo.

Por ello, Castro considera que actualmente guardar los dientes de leche de los hijos es «una apuesta de futuro», pues las investigaciones marcan que en el futuro las terapias se enfocarán en las células madre.

Si se opta por preservar las piezas de la primera dentadura de los más pequeños, hay que guardarlas en una condiciones específicas que actualmente solo ofrecen empresas privadas. «Han surgido empresas que se dedican a criogenizar los dientes para que en 20, 30 o 40 años se puedan descongelar y usar con fines terapéuticos».